¿Es Colombia un país democrático?


También puede leerse en Coronel Murión

Definir el concepto de democracia resulta complejo, dada la diversidad significados que posee la misma, pero algo si es cierto, es la menos mala de las formas de gobierno, lo curioso de ello es que América latina es la clara manifestación de que tal concepción griega es verídica.

Siendo parte del mismo vecindario, Colombia no ha sido exenta de tal dinámica. Desde 2002 se ha desarrollado un proyecto político en el cual han confluido todos los factores sociopolíticos y económicos de poder (reales y abstractos), que han centrado todo su energía y capacidad cooptadora en perpetuar un proyecto que ha sustentado su discurso en la seguridad, pero ¿seguridad en qué?, ¿para quién?

Éste proyecto que ha sido legitimado en dos ocasiones (2002 y 2006), pretende ser refrendado en 2010, a pesar de los gigantescos vicios de formalidad jurídica y de atropello a la carta constitucional, lo que hace pensar que vamos en vías de convertirnos en un Estado fallido, que se sostendrá en el desmedido culto a la personalidad y flagrante obnubilación de la nación por el mesías en decadencia, que con retórica prosaica y el ayuda de los medios de comunicación, exaltan las emociones de los inocentes pobladores.

Legitimar un proyecto hegemónico en el cual no confluyen las necesidades sociales y si que menos el respeto por la diferencia y la oposición, sería un error garrafal para una nación como Colombia, es por ello que se hace más que necesario que el pueblo sea consciente de su realidad, es hora de que los ciudadanos tome las riendas de su presente y su futuro, a sabiendas de lo que sucedió en el pasado (guerra partidista 1948-1957, frente nacional 1957-1974, estatuto de seguridad 1978-1982, exterminio de la unión patriótica década de los 80’s y los 90’s). Las democracias modernas se sustentan en el interés general (empleo, educación, salud, bienestar social) y el bien común (la vida, la libertad, el respeto, la tolerancia), ¿qué tanto de lo anteriormente mencionado confluye en un proyecto político como la seguridad democrática?.

Soy uno de los convencidos que “la última línea de defensa de la majestad del Estado es su soberano, la nación”, ¡es el momento de que la sociedad civil organizada exija el respeto y tome la institucionalidad del Estado!

About these ads

2 comentarios

  1. Sin embargo, la nación, en su mayoría, carece de información para ejercer su poder, y si tenemos en cuenta que los medios masivos de comunicación ejercen una función que va en contra de sus deberes con la democracia, se hace más difícil la organización civil para los fines que describe.
    Felicitaciones Murión, a mi modo de ver, este tipo de textos son una forma de contraatacar los efectos devastadores de los medios, y darle a muchas personas los argumentos que necesitan para defender lo público.
    Saludos.

  2. absolutamente de acuerdo, es peligroso, y mpas si se tiene en cuenta que las ternas que el presidente manda a la corte suprema de justicia son un daño a la democracia y la justicia, debido a que si es reelegido llegará el punto en que toda la corte sea nombrada por él y a su conveniencia.

    es misión de todos los colombianos acabar con este sistema antidemocrático que se escuda en una seguridad de falsos positivos y chuzaDAS.

    abrazos y éxitos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: