El orden electoral de las cosas


Desde hace 4 elecciones presidenciales (1994) la estructura partidista de Colombia viene transformándose o para algunos depurándose, pero ¿de qué manera?, ¿Con qué principios ideológicos?, O ¿bajo que visión de nación?

Los partidos y movimientos políticos hasta el sol de hoy no han construido un proyecto de nación claro, que les permitan a los ciudadanos identificarse y por ende hacer parte de una construcción de nación, éste vacio ideológico y programático ha sido suplido por las encuestas electorales, las cuales miden el potencial electoral y la intención de voto, entre otras cosas, pero yendo más allá de la intencionalidad, las mismas ejercen una influencia vedada sobre la ciudadanía.  El ejemplo más palpable fue el candidato de aquel entonces Álvaro Uribe Vélez (2002), cuando con un 2% en la intención de voto, según las encuestas, terminó siendo presidente en la primera vuelta, ya que su estructura electoral, coadyuvada por los aparatos partidistas ejercieron una significativa influencia en la población electoral a través de las encuestas, las cuales semanalmente, durante 4 meses, hacían un seguimiento a la intención de voto y por ende el ascenso vertiginoso del candidato Uribe Vélez.

El hecho curioso radica en que hoy las encuestas siguen haciendo exactamente lo mismo, pero con una afortunada talanquera, que puede llevar al traste con cualquier augurio presidencial. Existe una polarización en la ciudadanía, generada por el “Uribismo”, la cual se puede observar en tres grupos.

Curiosamente representados en los actuales candidatos presidenciales: los oficialistas, bajo el manto ideológico del “Uribismo” (Partido de la U, Partido Conservador, Cambio Radical), los opositores (Polo Democrático Alternativo, Partido Liberal), y los alternativos (Partido Verde, Compromiso Ciudadano).

Los tres grupos representan sectores poblacionales, significativos, pero quien está recabando de manera sustancial han sido los alternativos, quienes a partir de acciones de transparencia han cooptado algunos votos y sobre todo han conquistado vastos sectores de base de los grupos tradicionales de la política, sin hacer u solo gasto suntuoso, sino que han acudido a un argumento básico en la política, la pedagogía.

Tal acción de este grupo de alternativos, ha vuelto a lo más elemental de la política, la enseñanza, el aprendizaje a partir de lo real, la ciudadanía, lo cual ha generado un nuevo ambiente, que seguramente conllevará a una nueva lógica partidista y por ende a un nuevo horizonte político.

Post Scriptum. No se haga nada extraño que antes de finalizar el presente mes haya una alianza programática entre los alternativos y los opositores.

About these ads

2 comentarios

  1. Seria interesante si los verdes llegaran en visperas electorales con el mismo empuje que vienen proyectandose. Que se vean como una fuerza que arrastra mayorias.
    Muchos independientes como yo simpatizamos con ellos pero queremos reforzar un candidato que ademas de bueno como Mokus, tambien tenga buenas posibilidades de ganar con un poco de ayuda nuestra.
    Siendo perro viejo, he depositado votos de protesta en el pasado, esta vez no quiero perder mi voto y mi intencion es ir por uno bueno ojala, pero que sea factible.
    No me entusiasma votar alternativamente por el menos malo pero posible, cosa que tambien he hecho antes.

  2. Me identifico con ese Post Scriptum.
    Excelentes tus análisis apreciado Coronel.
    Un abrazo afectuoso para ti!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: