Rayones


Por: Jorge Jurado “Ezek MC”
http://ezek3.wordpress.com/

Plasmados en teléfonos, canecas de basura, aceras y en paredes. También en plafones, postes, muros de todo tipo, baños, kioscos y sobre cercas. En casas, terrazas, instituciones, vallas, baños y sillas; e, incluso, en el asfalto y en la piel… Siempre habrá un lienzo útil, por más inusual que éste parezca.

Sí, ahí fuera están. Allí, donde se posa la vista. En cualquier lugar, por donde tantos transitan, doquiera que se desee, no importa el sitio en este barrio, hay miles de ellos; miles de aquellas huellas que han dejado inscritos consigo, gracias a sus características tan singulares, mensajes que hablan por sí solos y que toman una exclusiva e irrepetible forma y significación. Éstos, a su vez, causan o no una aceptación, pero siempre se roban la atención y, por lo menos, una reacción inesperada de quien los ve.

Los jóvenes son el blanco a ser sindicado por estos trazos nunca bien ponderados pero que se vuelven célebres. Estos rayones no se remiten a ser simplemente un elemento simple compuesto de rayas, un material con que lograrlas y una mano que les dé vida. No. Van mucho más allá…

Son las voces de la tinta. Son los trazos de los grupos y de individuos solitarios. Alegorías o elegías convertidas en grafismos. Pigmentos que gritan e incitan, pinceladas que lloran, manchas que cantan, colores que poetizan o maldicen… escritos que hablan y mucho pretenden; que tanto indagan y cuestionan; o, en el peor de los casos, que nada transmiten.

Señales indelebles con que muchos se muestran o alertan de su existencia, con las que se rebelan, desahogan, descargan su ira y, hasta se podría imaginar, con las que buscan consuelo a sus problemas más íntimos, desgarrando el orden visual del barrio. Dando paso a una estampida de odios, rechazos, provocaciones y conflictos… Señales con las que varios expresan -o tratan de hacerlo- amor, gustos, tendencias y sus más profundos pensamientos y pasiones. Señales a través de las que, quizá, otros tantos sólo quieren “comunicar algo”, “manifestarse de una forma poco usual”, “llamar la atención”, como se dice hoy en día, “marcar la diferencia” o cualquier otra recursiva frase de cajón -que pueden llegar a ser válidas- que los justifique… Y hasta querrán ¡rayar por rayar!

Se pueden apreciar inscripciones con nombres, frases, caricaturas, escudos de equipos de fútbol, representaciones de logotipos de marcas de ropa, invitaciones a intimar, siglas, graffitis, firmas (tags), insultos dirigidos, amenazas entre mujeres, declaraciones de amor y otras de guerra. Muchos de los mayores artífices de estos rayones, sobre todo de los más ofensivos, son los niños de 7º de bachillerato hasta llegar a los pequeños de 5º de primaria. Ya no juegan ni escriben cuentos pero si pelean y trazan insultos y demás.

Lo cierto es que algún origen, alguna intención y finalidad han de tener. ¿Cuáles serán?

Para determinar una real explicación para un fenómeno social como éste hay que partir de lo que es en verdad la causa rema de ello, hay que analizar los factores existentes en la comunidad donde ocurre y que influyen en el comportamiento de quienes los producen.

Se puede afirmar, no muy hipotéticamente ya que no está lejos de la realidad, que la raíz fundamental de esta problemática -si cabe usar ese término- es la falta de educación y, si bien, la escasez de sentido de pertenencia y de valores inculcados dentro de la familia. Inclusive que es el resultado de las violencias vividas y/o sufridas por cada uno de estos entes implicados y que han trastocado sus sentimientos.

Dichas posibilidades suenan bien, pero son a la vez difíciles de comprender y no las únicas factibles.

Al igual que el fenómeno graffiti, el de gran envergadura y referente a la cultura del rap, esto surge y se establece como una lucha contra lo establecido, a modo de guerrilla urbana, que busca una libertad de expresión en estado puro.

Es el desahogo y la rebeldía de los jóvenes de una sociedad moderna afectada en lo más profundo por la violencia y el consumismo. Es la copia, adaptada a los medios disponibles, de lo que se hace en otros lugares y con otros instrumentos. Es la expresión de lo que no se puede reprimir más y el producto del paso de los años y de un entorno cada vez menos adecuado para la formación de futuros hombres y mujeres. Es la señal de que existen y ocupan un espacio en esta su tierra.

La gran mayoría de las personas podrán tomarlo (lo hacen) como vandalismo, rebeldía o incultura. Algunos otros lo tendrán por arte […], o por una forma de cultura naciente y por aprobar, es decir, una expresión que con respecto a la tradición y a las costumbres se considera distinta, sobresale, es abundante y va en aras de aumentar aún más día tras día. Todo un fenómeno…

Si se tiene en cuenta que la cultura es el conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan a una sociedad o grupo social en un periodo determinado. Y además engloba modos de vida, arte, invenciones, sistemas de valores, tradiciones y creencias. Y que de igual modo, a través de ella se expresa el hombre, toma conciencia de sí mismo, cuestiona sus realizaciones, busca nuevos significados y crea obras que le trascienden, este tipo de actos no dejan de formar parte de la cultura de San Javier La Loma, de su presente generación, de su futuro próximo y de la historia que hasta el sol de hoy se continúa escribiendo.

¿Seguirán siendo la pared y la muralla el papel del canalla o se volverá las páginas de un libro abierto donde la historia se escribe a puño y rayones?

Anuncios

4 comentarios

  1. […] Read more … […]

  2. […] Read more … [ES] […]

  3. […] hasta se ponen bravos como la maestra que no entendía cómo era que habían hecho un video llamado Rayones en el que plasmaron las características de la expresión juvenil de La Loma en las paredes de la […]

  4. eh, novedoso lo de las matematicas, hace mucho rato no les comentaba, porque la juventud siempre se ve como sinonimo de rebeldia? porque nadie mira desde otro punto de vista y simplemente dice que es innovacion, que es rebelde negarse a aceptar la innovacion que proponen muchos jovenes en el mundo, estamos tan adaptados al mismo universo y al mismo tipo de cambios que algo diferente es rebeldia, pero bueno, volvamos al blog, a la necesidad de expresarse y de rayar cuanto sitio hay, sera miedo? en mi criterio si, es miedo al que diran, no nos atrevemos a decir las cosas de frente, muy pocos de los que rayan cosas como “fulanita de tal eres una perra” o “fulanita de tal, me gustas” se atreven a decirselo a esa persona en la cara, pienso que es una forma de llamar la atencion sin llamarla, mostrando algo de nosotros, sin mostrarlo todo, al fin de cuentas el miedo no es tan malo como lo pintan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: