Derrumbes y desastres causados por el hombre


Revisando todos los borradores que se esconden detrás de este blog, los que fueron desechados por sus dueños para un después que todavía no les llega, me encontré con uno mío que hace mucho tiempo puse allí porque quería dejarlo a la consideración de todos, pero como nadie se pronunció, quedó en el olvido. Fue escrito en un periodo, donde lamentables acontecimientos referidos al clima uno tras otro sacudían a la comunidad y nos perturbaba a todos, y aunque el clima se porta un poco mejor con nosotros ahora nadie niega que la amenaza continúa, ésta es la entrada:

Medellín es una ciudad rodeada de verdor, de montañas, y en las laderas de éstas se encuentran las casas donde viven mi familia, mis amigos y donde están los lugares que frecuento. Ir de un lugar a otro es un constante subir, bajar, volver a subir y volver a bajar al que todos estamos acostumbrados y se le hace difícil a aquel que sube por primera vez a estos lares.

Pero eso nunca había sido un gran problema, hasta ahora, que las lluvias caen repentinamente después de una tarde de sol y ya no se puede predecirlas como lo hacían los abuelos. De tantas casas que se suman, cada día, a las que ya están el terreno está frágil, la deforestación deja sin qué pueda absorber el agua que tan frecuentemente cae, así que la montaña convertida en barro no puede hacer más que caer, deslizarse hasta donde la física dice que tiene que ir, llevándose a su paso casas, tapando calles, y arrastrando tras sí la vida de quienes mientras duermen no se enteran de la tierra que les llueve.

Cuando hablamos de catástrofes siempre nos referimos a aquellos acontecimientos desastrosos de la naturaleza difícilmente evitables; pero cuando toca el tema de la tierra que se desliza en las laderas de la ciudad, para todos es sabido porqué sucede y que debió o qué no se debió haber hecho al respecto; es una tragedia anunciada, y si el evitarlo empieza por cuestionar la posición donde está mi casa, hasta cuestionar la posición del gobierno en estos asuntos, el problema difícilmente tenderá a resolverse.

Es una lástima que sean pocos los que tomando conciencia quieren enseñar a tomar conciencia a los demás de la realidad que nos rodea: que la ignorancia que construyó las calles, edifico las casas y cortó los árboles no puede remediar nada cuando la vida de los que, pudiendo haber sido cualquiera, se destruye cuando la tierra cae.

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com.
    Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

  2. misi, es cierto, meterse a vivir en una loma es muy arriesgado, sin embargo, es muy triste ver que muchos lo hemos hecho por necesidad, cati y yo recordamos a unos vecinos míos que construyeron su casa justo sobre un derrumbe, una casa vulnerable, en madera y sin muro de contención, ignorancia ó necesidad? yo estoy por pensar que primero fueron las casas -por necesidad- y luego las calles.

  3. Yo sigo diciendo que deberian unirse a mi campaña anti san pedro.. (no el sector, ni mas faltaba, sino el viejito de la lluvia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: