DEMONOLOGIA LOMEÑA


Diablo interpretado por milthon araque en "Papé Satan Aleppe" ejemplo de la presencia del diablo en la cultura Lomeña.

Diablo interpretado por milthon araque en "Papé Satan Aleppe" ejemplo de la presencia del diablo en la cultura Lomeña.

En todo el mundo son comunes los relatos sobre espíritus malignos. Brujas, duendes, elementales y todo tipo de seres fantásticos, de todas las formas, tamaños y colores se esparcen por el globo, haciendo de las suyas a los seres humanos, y llenando de historias y mitos el folclore de todos los pueblos del mundo.

Pero el paisa es distinto. El paisa es demasiado importante como para enredarse la vida luchando con seres de tan poca jerarquía como los duendecillos o los seres elementales. Para el paisa una bruja es como un vecino perjudicial, que se vence solo con unos granitos de sal. El paisa no malgasta su tiempo en espíritus chocarreros; al el le gusta enfrentarse con el mismísimo diablo.

Son muy reconocidas las historias en las que el diablo visita nuestro nidito entre las montañas, para enfrentarse a algún antioqueño, para avisar alguna tragedia, o para divertirse un poco bailando con alguna paisita caderona y alborotada. Vale la pena mencionar que el diablo no ha salido muy bien librado de sus encuentros con los antioqueños; los cuales a punta de astucia lo han puesto en ridículo varias veces. De ésto son ejemplo: Peralta, que le derrota en el juego, e Indalecio Ortiz, que le gana trovando.

El lomeño, como buen paisa, también tiene una estrecha relación con el diablo. Según nuestros viejos el diablo se ha paseado por La Loma en muchas formas. (A nosotros mismos hace algunos años nos tocó verle la cara disfrazada de “Guerra”; su más temible manifestación)

En los relatos míticos de nuestros abuelos, el diablo cumple un papel fundamental, incluso más allá del que se concede la iglesia. Son comunes las historias de gente a la que el diablo levantó por los aires, de gente a la que el diablo azotó a correazos, de matrimonios destuídos por él, y de sacerdotes que le han enfrentado crucifijo en mano. Podemos destacar el mito de nuestra “Liberata”, mujer lomeña que según se dice, bailó con el diablo en el Guamo cuando nuestra vereda era un pequeño caserío. Ésta historia sería luego convertida en obra de teatro por el maestro Roberto marín, bajo el título de “Liberata la contenta” gracias a lo cual está en la memoria de los lomeños aún en nuestros días.

En el desfile de mitos y leyendas del mes de diciembre, en plena preparación de las fiestas de conmemoración al nacimiento de cristo, el diablo se pasea por la loma el día de las velitas, bailando en medio del desfile. Es elemento común en las obras de teatro lomeñas, y protagonista de varias danzas tradicionales.

Entre sus formas más comunes de aparecerse están: La de hombre elegante vestido de blanco, la de hombre negro trepado en un árbol, la de perro negro, la de cerdo, la de gato, la de bebé con colmillos, entre otras; por lo cual vemos que a la hora de disfrazarse para asustarnos y jugarnos una broma, al diablo no le falta creatividad.

El diablo incluso puede aparecerse en el cuerpo de una persona. Mi abuela me decía cuando era yo muy niño, los miércoles de ceniza, que si me ponía la santa ceniza y no me portaba bien, la cruz que tenia pintada en la frente se me convertiría en la figura del diablo y me comería la cara a mordiscos.

La creencia en el diablo y las historias y anécdotas relacionadas con él son una gran riqueza de nuestra vereda; Así que de momento, nos agrada el diablo: Nos agrada cuando se queda en las historias de nuestros viejos, en las advertencias de los abuelos, en las danzas y en el teatro; pero confieso que nos atemoriza cuando se sale de allí para meterse en el corazón de la gente, y camina por la loma con sed de sangre.

¿Conoces algún mito del lugar en el que vives relacionado con el diablo?

Una respuesta

  1. Excelente escrito señor akenatón, permítame felicitarlo por la ironía que maneja en su segundo párrafo con aquel tema de los duendecillos.

    El monte que rodea mi casa ha sido usado por mucho tiempo para atemorizar a los niños que se quedan afuera hasta tarde, dicen que allí mantiene un señor sin cabeza -a veces dicen que es el diablo- y otras veces dicen que es un señor de sombrero y vestido de negro, este señor se supone que le hace daño a los niños, al parecer los otros diablos, esos que andan por la Loma con sed de sangre se tomaron la historia muy a pecho, pues hace tiempo aparecieron restos descuartizados de personas en la parte del monte cerca al puente de Zoila.

    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: