Un breve recuento de el viaje a Ituango


Hoy es martes 19 de mayo y tendré mi segundo día de “Tutoría virtual” a los integrantes de Hiperbarrio-Ituango. El sábado pasado regresamos de un corto y productivo viaje, en el cual pudimos conocer un poco de esa belleza oculta de Ituango.

Como dije anteriormente, el jueves llegamos y empezamos con los talleres, especialmente en la parte de fotografía y composición fotográfica (a cargo de don Álvaro. El viernes subimos varias de las fotos a la cuenta de Hiperbarrio Ituango en Flickr y retomamos el trabajo con los blogs, siguiendo un pequeño tutorial diseñado por mí. Allí aprendieron a:  subir imágenes al blog, (desde URL y ordenador) a poner enlaces, y a escribir entradas, entre otros.

El viernes 15 , día del maestro, hubo un pequeño agasajo a los profesores del Colegio Diocesano  (reunión que a la que me invitaron), donde disfrutamos de una hermosa velada musical acompañada de guitarra ydiversas actividades de reflexón sobre la labor educativa.

El sábado lo aprovechamos para explicar un poco sobre los widgets, ponernos de acuerdo en horarios y tomar algunas fotos grupales (trabajo iniciado el Viernes). Nos dispersamos y nos fuimos  con Edis, el párroco y Rector del Colegio,  para salir hasta ” El Requintadero”, en el barrio  El Carmelo y en el camino nos encontramos con un montón de personas en las calles pintando sus casas. Era asombroso ver a tanta gente reunida cambiando el aspecto del lugar, y ver también al Alcalde Carlos Mario Gallego y otros funcionarios municipales animando y ayudando en dicha labor.

Subió el mototaxi y tuvimos la oportunidad de bajar hasta Chapineros y visitar el asilo de ancianos, un lugar lleno de sentimientos y recuerdos (bastante conmovedores para mí.  Al  retornar al lugar de inicio de nuestra travesía dialogamos con varias personas, entre ellas el Alcalde y un periodista de Teleantioquia, luego bajamos en compañía del padre Edison, el Alcalde y su colaborador a una casa cercana a nuestro lugar de hospedaje (la casa cural).  Allí se albergan mil objetos que,  como dijo Arley:  “Con cada foto de ellos se puede escribir una historia entera”. Conocimos así la ya mítica leyenda de la caza del  “tigre de Ituango”,  y de otro objetos artesanales de diversa utilidad.

Me pongo a recordar y además pasan por mi mente las calles, la sonrisa de cada una de las personas con quienes pudimos compartir el entusiasmo que despliegan y la hospitalidad. También  el verde de las mañanas acompañado del dulce canto de las aves, y en general, todo ese paraiso bello por excelencia.

Despedirse fue dificil, el padre Edison tenía razón en su precaución humorística: “Cierren las ventanas del taxi”, ¿Y es que quién no va querer devolverse de tan exquisito lugar?

Nota: les quedo debiendo las fotos para mañana

3 comentarios

  1. […] Un breve recuento de el viaje a Ituango 19 Mayo 2009 — blueandtanit También publicada en ConVerGentes […]

  2. Disfruté tu recuento con las “aventuras” vividas en el asilo de ancianos, con la toma de fotos y los chistes del Rector. Buen humor tiene y muy seco.

  3. florafaunalina!! tu como siempre tan resumida.

    me alegra, se ve que les ha rendido con los compatriotas los ituangueños, y bueno porque también he visto el tutorial, es clave para los que se quieran nivelar.

    saludos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: