Los niños como víctimas y victimarios en la guerra colombiana


“El fin justifica los medios”, ha sido la frase que ha caracterizado las guerras donde no se escatiman gastos para ganarla, no importa el cómo, el cuándo y mucho menos el quién caiga en medio de fuego cruzado. Lo único que realmente importa es alcanzar la victoria en cada una de las batallas.

Desde finales de la década de los años 40, Colombia ha vivido una guerra civil que ha sacrificado casi dos generaciones de colombianos repartidos en diversos bandos: guerrilleros, paramilitares, militares y en especial civiles. Sin embargo lo más  triste y deplorable de toda esta carnicería humana es la gran cuota de niños y niñas que intervienen en el conflicto armado.

Human Rights Watch, en su informe de septiembre de 2003, calculaba que entre 11 y 14 mil niños estaban reclutados en los grupos armados ilegales. De ésta cifra 7 mil cuatrocientos  niños y niñas se encontraban vinculados a las milicias urbanas, es decir comandos armados que vigilan y controlan grandes franjas territoriales de las ciudades.

La mayoría de los niños se vinculan a estos grupos ilegales por necesidad o por obligación. Su origen humilde y sus precarios recursos son los requisitos previos para que hagan parte de la guerra. Lo aberrante de esto es constatar como la guerra provee labores determinadas y específicas para cada niño. Unos pueden oficiar como “sapos”, otros como “campaneros” o en el peor de los casos como ejecutores de acciones delictivas.

En medio de su inocencia los niños y niñas han visto en la ejecución de esas acciones una forma,  y un estilo de vida en donde el delito es el medio para ganarse el sustento. No importa si hay que robar, amenazar o matar, lo importante es sobrevivir. Sin embargo lo que aún es más triste es que esto ya hace parte del paisaje, es decir de algo que ya muy pocos miran.

Postdata. Todavía resuenan las campanas de triunfo para Hiperbarrio-ConVerGentes. El periódico El Colombiano en su edición impresa de hoy domingo (Página. 9a) y en su edición virtual, hace una breve mención del premio que ha logrado HipeBarrio y su connotación. Poco a poco nuestro proyecto se hace más visible. Felicitaciones ConVerGentes.

Anuncios

3 comentarios

  1. Aún no entiendo por que hay niños trabajando en los semáforos y por qué hay niños en la guerra; ellos solo deberían reir, soñar y dejar volar su imaginación. Es injusto que los niños siempre tengan que pagar por la insensatez de unos cuantos.
    Siento impotencia y rabia cuendo veo estas escenas; y lo peor es que esto empeora.
    Hay que hacer algo ¿no?, por lo meno no callar.
    Saludos.

  2. estoy de acuerdo con camela, este tema de los niños resuena discretamente en nuestro blog grupal desde hace varios meses, me pregunto que podemos hacer al respecto.

    abrazos y éxitos

  3. Buenos dias por favor me podrian facilitar cifras y porcentajes de la cantidad de niños involucrados en la violencia colombiana especialmente en la del valle del cauca actualizada?.
    Gracias la necesito para hoy mismo o mañana en la mañana es para una conferencia que debo dictar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: