Reciclar para subsistir no es cuestión de niños 2


La entrada “Reciclar para subsistir no es cuestión de niños” fue mi entrada elegida para exponen a los miembros de la comunidad que asistieron al cumpleaños número 2 del grupo.

Aunque mi entrada favorita es “Debe ser La Loma sinónimo de violencia?”, por razones obvias en el escrito, era mejor no leerla en ese espacio, y era más útil usar esta a modo de campaña y de crear conciencia.

Luego de leerla tuve la oportunidad de dialogar con Alfredo Marulanda sobre ella, sobre ese párrafo que sueña con lo que podría pasar si se recicla desde las casas: El reciclaje en los basureros no sería una forma de empleo, por consecuencia, quienes viven de ello  tendrían que aprender nuevos oficios. Decía yo que soñar no cuesta nada y que estos oficios podrían ayudar al progreso de toda la comunidad (igual que dejar de tirar basuras al piso y su respectiva relación con quienes viven de barrer las calles).

Se que empezar es dificil, que estamos en la cultura de “yo tiro basuras al piso porque doy empleo a alguien cuando lo hago”, pero, ¿Hasta qué punto es posible hacer realidad las utopías mostradas en la entrada anterior?, ¿Hasta qué punto es posible que quien viva del reciclaje tenga la oportunidad de disfrutar de un planeta mejor, de aprender un nuevo oficio con el apoyo del estado -y los dineros ahorrados con el reciclaje masivo de la comunidad-, de que estas personas, estas familias, tengan la oportunidad de ayudar al progreso del país con estos nuevos oficios?

No puedo evitar sentir que a veces el dejar de mirar de frente estos problemas conduce a mayores líos, así de la noche a la mañana un niño deja de ser niño y TRABAJa reciclando como todo un adulto. O a problemáticas como la que nos compartía Camela en Pasarela de barriguitas. Allí ella muestra como el embarazo frecuente en la adolescencia y el hecho de “alcahuetearlo” con subsidios y no con educación, conduce a que estas jóvenes vean como negocio el tener hijos y no piensen en su futuro y su educación.

Tal vez unos cuantos se beneficien de todo esto, tal vez a esos cuantos les convenga que una jóven no se eduque y que tenga hijos sumidos en la pobreza y en la dificultad de acceder a la educación, que tal vez sean más “mano de obra barata” en lugar de ser científicos, poetas, ingenieros, médicos… Tal vez esos cuantos se beneficien de la misma forma con el hecho de que un niño, en lugar de estar estudiando ó jugando, aprenda a trabajar y no se eduque… Más “mano de obra barata”.

Esta claro que sí hay programas que buscan combatir estas condiciones de vida, pero… ¿A cuántos llegan? ¿Acaso a Suso le llega, ó a los niños que ví reciclando aquel día?

Lo que podemos hacer no es poco. Podemos expresar nuestra opinión, podemos reciclar y ayudar a que esto cambie, podemos denunciar cuando vemos un niño en estas condiciones. Para lograrlo debemos dejar primero el miedo y la indiferencia.

Anuncios

3 comentarios

  1. […] invito a visitar el blog de ConVerGentes, especialmente, la entrada que publiqué hoy: “Reciclar para subsistir no es cuestión de niños 2“ Escrito en arte, bonit@, historias, locuras, para que lo piensen…. Etiquetas: amor, […]

  2. Es una meta difícil de alcanzar, pero posible. Nunca había mirado lo que hablas de los barrenderos desde ese punto de vista, de verdad me cuestionó ese asunto.
    Pues bien, será difícil acostumbrarse al principio, pero yo también me uno a la propuesta.
    Un abrazo.

    • Y nunca es tarde para empezar…
      (ni para responder el comentario, jeje)
      abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: