Urgente: becas para educación de los jóvenes de La Loma.


Publicado originalmente en Cosas del alma.

El sábado pasado, en medio de algunas compras para la celebración de nuestros dos años de existencia, me encontré a dos de los que tradicionalmente han sido denominados como líderes del barrio.

Uno de ellos se quejaba de que “en el proceso de Presupuesto participativo por lo general se habla de cemento y no de cultura”, y al mismo tiempo me preguntaba yo que opinaba.

La verdad, lo poco que conozco del mencionado proceso, me ha dado la impresión de ser una pugna entre líderes, de ser un espacio más para hacer revancha a asuntos personales y no comunitarios. Por eso he estado un poco alejada de aquellos lados.

Sin embargo, no reconozco que el espacio que enseña la gestión como valor primordial para lograr cosas, y el sano ejercicio de la ciudadanía como la mejor forma de figurar en la agenda pública; es un ejercicio valioso planteado desde la Administración Municipal.

Siendo así, procedí a responderle a mi interlocutor: Si, estoy de acuerdo en que el cemento no es lo más importante. Pero siempre me ha inquietado algo: Por qué no gestionar dineros para la educación de los jóvenes de La Loma?

Hoy más que nunca percibo que los más jóvenes del barrio están estableciendo su educación como asunto prioritario, pero pese a ello se ven enfrentados a la ausencia de un mínimo pasaje para llegar a sus lugares de estudio. Considero que eso desanima al más animado de los animados para buscar un cupo en las pocas universidades públicas de la ciudad.

Lo señalo porque hace poco una vecina me contaba que fue a donde un familiar para solicitarle $3000 pesos con el objetivo de llegar a su sitio de estudio; y eso me generó dolor porque conozco sus ganas de estudiar.

Así se lo planteé al líder que me interpelaba: “Si uno sabe que va a estar todo un día por fuera de la casa estudiando, como mínimo debería contar con el apoyo de los que tanto dicen que en La Loma solo hay vagos, para garantizar su ida y su regreso en el transporte público”.

Como bien lo dice Confucio: “Donde hay educación no hay distinción de clases”.

¿Qué opinan ustedes?

Anuncios

Una respuesta

  1. Esa es la buena forma de expresar las cosas a la que me refería ayer casi a esta misma hora por gtalk.

    Recuerdo las muchas veces que he tenido que llegar tarde a la u, rebuscando de casa en casa un pasaje y luego esperando el tax maya integrado (y ese sí que hay que esperarlo) “porque es lo más barato”.

    Hasta compartí en mi blog el sufrimiento cuando la cívica me subió de $710 a $1350 durante 2 MESES, lo cual me obligaba a la caminata diaria desde la u hasta el paradero de buses de las empresas públicas.

    Más las muchas veces en que ir a estudiar fue totalmente imposible por la misma cuestión.

    Eso desanima al más animado.

    abrazos cati, “amén” por tu escrito 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: