Hablando de conflicto armado…


Cuando se esta dentro del conflicto se mira la vida de una forma diferente, no es lo mismo saber que se estuvo a punto de morir, ya sea por una bomba ó una bala perdida, no es lo mismo cuando se vive con el temor constante de que en algún momento todo se puede acabar aunque se sea inocente…

Y esta claro, la vida es efímera, cuando menos se piensa todo ha terminado, pero lo que hace las cosas diferentes es el miedo y, en algunas ocasiones, la impotencia.

Cuando mostramos un poco de eso que hemos vivido como consecuencia de la guerra a la que esta sometido nuestro país desde hace muchos años, nos desnudamos un poco frente a quien nos escucha, mostrando ese sufrimiento que para algunos es pasado y para otros continúa siendo presente.

Así fue uno de mis talleres con Hiperbarrio Ituango la semana pasada, hablamos de ese conflicto que por “cosas de la vida” nos tocó vivir, les contaba de la primera vez que tuve que ver varios heridos de bala en Barrio Nuevo (La Loma) y como llegó a la casa de mi tía (donde yo me escondía atemorizada con mi prima, ambas de 11 años) una muchacha del barrio con una herida de bala en la rodilla y esquirlas en su pierna, también les contaba como muchos muchachos del barrio se volvieron “milicianos” y tuvieron que morir ó irse del barrio cuando llegaron los paramilitares, todas esas familias perdieron sus casas, al igual que otros que se fueron por temor ó amenazas.

Ante la historia surgieron todas esas preguntas que lo hacen a uno sentir impotente, y es que la guerra no solo es el conflicto que se visualiza, hay miles de cosas detrás de eso que garantizan su permanencia.

Luego las muchachas del grupo hablaron de sus vivencias, de esa bomba que guerrilleros de las FARC hicieron explotar en pleno paseo peatonal durante las fiestas patronales, la misma que dejó 7 muertos y 57 heridos, me contaron como estuvieron tan cerca de la muerte, pues, en el parque principal donde se celebraba un concierto en el que varias de ellas estaban presentes, un guerrillero fue capturado antes de detonar una bomba de mediano poder en este lugar.

Y es que la guerra es un suceso doloroso, que afecta miles de inocentes, familias, amigos… Tal y como nos cuenta Adriana:

(…) Es doloroso saber que por el conflicto armado casi todos los días cae una persona mas, por ejemplo en las zonas rurales caen las personas como si fueran soldados de juguete, caen y caen y solo queda en las familias un vacío imposible de llenar (…)

5 comentarios

  1. el contar las “anécdotas” de la violencia ayuda a fortalecer, a unir, a pensar en nuestro papel dentro de nuestro que hacer, es loable que dentro de tus talleres se aborden temas que ayuden a exorcizar los fantasmas de la guerra y aún más con gente joven que quiere algo mejor que lo que vive ahora.

  2. Señorita, me hace usted recordar una conversación con Eliana (allí en Ituango) en la que me contaba como vió morir a dos de sus amigos y del grado de confusión que todas las escenas de la bomba le provocaron.

    Saludo,

    Cati.

  3. Gracias a ambos por sus comentarios, cati, Eliana lamentablemente no asistió al taller, pero espero no equivocarme en que es mejor que tu pudieras hablar con ella en persona de ese evento, hay cosas que se salen de las posibilidades cibernéticas y hubiera sido lamentable que el taller se prestara para lastimarlos, remover ese tipo de recuerdos sin estar allí para dar un abrazo es complicado, sin embargo, tiene como algo bello el permitir un acercamiento desde la distancia, que esto sea menos impersonal, y a la vez sembrar una semilla de no querer continuar en esa cadena de sufrimiento, de aportar el granito de arena para que las cosas cambien.

    abrazos y éxitos.

  4. El conflicto armado da visibilidad a la labor de muchas personas, y es triste que no se puedan mostrar mejores cosas de Ituango por culpa de las balas y la violencia.
    Es lamentable que necesariamente todos en Colombia tengamos un mal recuerdo relacionado con la violencia, pero más penoso es ver que estos recuerdos comiencen a martillar la cabeza desde tan corta edad.
    Un abrazo, el texto deja mucho para pensar.

  5. Blue, muy doloroso lo que relatas y lo que relatan los muchachos de Ituango. Pero a pesar del dolor, es preciso hacer este tipo de relatos donde nos contemos la angustia que nos habita y hagamos el duelo para reconstruir la esperanza.

    Yo ando también en un proyecto similar (presencia del conflcito armado en la subjetividad de los jóvenes y en los tejidos comunicativos), que espero contarte personalmente, si es posible, ahora que viajo a Medellín al Congreso de Comunicación Digital en donde espero escuchar a Cati Restrepo en la exposición de Hiperbarrio.

    Bueno, un abrazo a todos los convergentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: