A Colombia le ha llegado la hora de la restauración


Nación - poder ciudadano

Después de la reciente decisión de la Corte Constitucional sibre la no reelección presidencial, algunos personajes de la vida política y social del país han hablado de la imperiosa necesidad de recomponer la institucionalidad del Estado colombiano, vulnerada por la figura caudillista que por 8 largo años se pavoneó por la Casa de Nariño, vapuleo todas las instituciones del Estado y personalizó los más preclaros principios constitucionales con el ánimo perpetuarse en el poder.

Las altas cortes de la Nación (Constitucional y Suprema de Justicia) lograron obstaculizar la política del “todo vale”, con prácticas como la politiquería, la corrupción y el trasfuguismo, fundadas en una concepto etéreo y tan frágil como rl “Estado de opinión”.

A partir del 7 de agosto del presenta año se debe iniciar una época en donde las instituciones construyan confianza entre sus ciudadanos en todos los niveles, a través de políticas de Estado que den solución estructural a problemas como la falta de salud y educación, el desempleo y la pobreza. Algunos pensarían que estos son rituales de cada 4 años y que jamás se resuelven, pero yo creo que esto debe cambiar. Los ciudadanos debemos empoderarnos de estos asuntos a través de decisiones electorales y de acciones ciudadanas, basadas en el reconocimiento de intereses colectivos, no de intereses particulares. Los dirigentes políticos deben comprender que la Nación no son solo los grupos empresariales y multinacionales, sino también los ciudadanos de a pie, los que sufren en carne propia las malas decisiones que se toman desde arriba.

Es hora de iniciar un periodo de reconstrucción y restauración institucional, a partir de los ciudadanos, de las organizaciones de base, jóvenes, adultos y ancianos tomando parte en las decisiones políticas, del barrio, la comuna, la zona y de la ciudad, no solo a través del voto sino de acciones propias de los ciudadanos. El miedo y el enemigo interno (terrorismo) no pueden ser más un discurso que alimente a los agiotistas de la fuerza. No puede ser una razón para realizar operaciones de tierra arrasada en las que no se mira quien es quien y siempre sufren los más necesitados.

Es hora de concientizarnos de qué es lo que queremos como ciudadanos y como miembros de la nación colombiana, ¡es hora de la restauración!

Anuncios

3 comentarios

  1. Apreciado Coronel: Sn palabras sensatas y un llamado al empoderamiento pero también a ratificar que, a través de medios alternativos, como lo es éste, se puede construir un mejor país.
    ¡Enhorabuena por tu análisis y tu reflexión!

    Un abrazo gigante!

  2. Para cada periodo de elecciones la ciudadanía se queja de las promesas electorales, lo cual lleva a mucha gente a no ir a las urnas a votar y los pocos que van ,siempre lo hacen pensando en beneficios personales, pienso que es hora de llamar a la cordura y cambiar el destino político de nuestro país yendo a las urnas a votar por el proyecto político que a nuestro parecer sea para beneficio colectivo

  3. […] relacionados: Preservación de la institucionalidad A Colombia le ha llegado la hora de la restauración Elecciones legislativas hoy en Colombia: ¿Continuidad o […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: