¿Hasta cuando?


Una mesa de madera soporta una tasa en la que su contenido está caliente y donde el humo jadea con tanta fuerza, con tanta lentitud, que el tiempo parece que se hubiese congelado.

Por la ventana observo cómo sólo queda el frío de una mañana

en la que el sol no ha salido,

queda un gran silencio entre tanto gemido,

quedan las madres, quedan pocos hijos,

queda la vereda desolada,

sin ningún abrigo.

En sus calles sólo deambulan las preguntas,

preguntas que las gentes murmuran

y que tal vez quedarán en el aire,

porque nadie dice saber nada.

Así es la ley del silencio: todos callan

y nos convertimos en observadores de profesión.

Nadie entiende en qué momento murieron. Ayer estaban aquí, en el mismo parche, con los pelaos de siempre, en las modas de hoy en día (la goma de las motos), en la motocicleta del parcero. Hoy sólo nos queda observar cómo en esta guerra absurda caen los más inocentes, los “pelaos sanos” y futuramente los que son.

Siempre será triste ver a esas madres, que sin querer han sido marcadas por la violencia, ver cómo les ha sido arrebatada las vidas de sus hijos y cómo todo “sigue igual”.

¿Hasta cuándo?, es el titulo de este post porque ¿Hasta cuando tendremos fuerza para aguantarnos a los vecinos de lo ajeno?, ajeno (como lo escribí en un post anterior), porque quién ama NO LE HACE DAÑO a su espacio y sus habitantes . Son ajenos porque nos estorba lo malo, nos cansa la rutina del círculo vicioso dónde la venganza se convierte en un ciclo sin fin de muertes, de personas desaparecidas, de inocentes caídos en combate, de división y de lucha por el territorio. etc.

Me pregunto ¿Qué pensará al levantarse hoy Doña Luisa, madre de un único hijo, al no sentirlo ya más en su casa? ¿Qué sentirá Doña Marta al ver que su hijo menor, no se levanta ni pone el radio en el patio para escuchar su música?

Y los amigos ¿Qué sentirán cuando ya El Flaco y El Muri, no estén con ellos en el parche?

El tiempo pasará y lo ocurrido será un anécdota más de la cantidad de historias que se tejen causalmente en cualquier parte del mundo por la violencia. Quedará en la memoria colectiva porque somos seres humanos

Programados para recordar.

Más que leer y sentir tristeza por lo que hoy nos toca, (hoy me toca mucho lo que pasó), pienso que lo importante es reflexionar sobre el espacio en el que habitamos,las personas con las que convivimos y  sobre el tipo de personas que permitimos que entren en nuestras vidas.

6 comentarios

  1. Es demasiado duro, demasiado doloroso lo que está pasando con nuestros jóvenes.
    En San Gabriel las cosas andan muy mal; los tiroteos se estan prendiendo en la noche y como siempre los muy cobardes se ocultan tras los habitantes de la vereda, nos siguen utilizando como sus trincheras.
    En verdad es muy lamentable todo esto.

    • Bueno brujilda!!
      Es desolador lo que ahora pasa en nuestra, apreciada vereda, yo sé que no es sólo en ese sector, es en todos los sectores de la vereda que padece de la violencia.
      Lo que hay hacer es tener cuidado, cuidarnos y aunque sea con la palabra escrita, expresarnos..

    • esa es la triste palabra, la triste realidad, tanto las fuerzas armadas legales como las ilegales estan usando a los civiles como sus trincheras, qué hacer?

      el relato de la brujilda de yeskenia esta perfectamente escrito, es triste y transmite esa sensación, que ojalá más madres lomeñas, más jóvenes inocentes, más “amigs del parche” no sigan viviendo, qué triste.

      abrazos y éxitos

  2. Apreciada Yeskenia:
    Te saludo con el corazón en la mano. Me has llevado a sentir tu sentir pero reacciono y me digo: “Acaso esto no estaba solucionado por el Gobierno de Uribe?” Cual es la gestión que hizo en este sentido él y su ministro de Defensa, ahora candidato?

    !En definitiva hay que mirar otras propuestas que beneficien de verdad a los colombianos!

    Te abrazo!

    • Lully en el gobierno actual no ha pasado nada y menos con lo que tenga que ver con el conflicto armado en las comunidades, los grupos que supuestamente no existian siempre han estado ahí no se han ido, es un circulo vicioso que siembra terror en la comunidad cada vez que suena el disparo de una bala.

  3. […] ¿Hasta cuando? […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: