Demonología contemporanea. Tratado sobre el Miedo.


Lo que es:

El miedo es un taxi con música de los 60´s, galopando raudo entre las montañas. Es un amigo querido que no se puede visitar por que vive al otro lado de la frontera. Es una madre mojada esperando a su hijo en medio del camino.

El miedo tiene una gran barriga y nueve bocas. Una boca pregunta: ¿Usted donde vive? Otra dice: Usted no es de por aquí… y las otras bocas no hacen más que babear exitadas ante el olor a sudor frío de los que le temen. El miedo tiene ojos de perro a punto de morder. Ojos de mantiz que te siguen. Ojos de noche que no se ven. El miedo tiene bocas para gruñir, ojos para mirar, narices para oler, pero no tiene cara. El miedo necesita identidad por que no tiene cara.

El miedo se rie y aplaude fuerte en las mañanas. Y las mamás le dicen a uno: no salga que el miedo está aplaudiendo. Venga me lo guardo entre las piernas para que no lo vea. Pero no respire; no respire entre mis piernas que me hace cosquillas con el aire tibio… y no respondo si me lo trago de nuevo a mis entrañas.

Lo que no es

El miedo no es una casa vieja, con cosas viejas y personas viejas. El miedo no es la cara de la abuela Ofelia. El miedo no es la vida eterna ni la muerte eterna, porque el miedo no entiende de eternidades. El miedo ama las eternidades. Las ama por que no las entiende. El miedo no es mi casa con sus plataneras, con sus cafetales. El miedo no son los caminos ni las piedras. El miedo no es la oscuridad por que la oscuridad es buena. El miedo no es lo que se dice, por que el miedo es innombrable. El que sabe el nombre del miedo no lo dice por que tiene miedo y si lo dice ya no vuelve a sentir miedo, ni vuelve a sentir nada.

Conjuro contra el miedo:

Fingir de manera hipócrita creer en lo que no se cree. Respirar profundo, echarse la bendición al bajarse de la buseta, y caminar ligerito pidiéndole al cielo oscuro: Diosito diosito… que no aplauda el miedo; por favor, que no aplauda.

Milthon Haír Araque Londoño.

Anuncios

4 comentarios

  1. excelente escrito, extrañaba leerte querido amigo, te confieso que por un segundo te imaginé, así, contando la historia con esa sonrisa en la cara.

    abrazos, abrazos grandes, esos también calman el miedo.

  2. Buena entrada mi amigo, como siempre.
    Recuerda que tenemos unas deudas literarias pendientes.
    A proposito del miedo, Montaigne tiene un buen ensayo sobre el tema; tenemos que leerlo tomándonos un buen café con el señor Magno.

  3. Excelente artículo, linda manera de narrar nuestra realidad circundante, aunque algunos le hemos perdido “miedo al miedo” solo esperamos que se nos cruce del lado derecho o izquierdo del conflicto.
    Abrazos!!!

  4. Me gustó esta reflexión tan presente en nuestra sociedad actual ; ojalá el miedo no nos acorrale la existencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: